Qué aprendimos de Martie?

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Hace dos semanas tuvimos la fortuna de participar en Management 3.0 con Angel Medinilla y Kleer. Fueron 3 días de una avalancha de cuestionamientos, ideas, retos, experiencias y sobretodo herramientas para aportar en la gestión del cambio dentro de nuestras organizaciones. Algo que nos llamó mucho la atención es el poder de las listas, y siguiendo las enseñanzas de nuestro mentor en el camino del agilismo fallaremos rápido haciendo nuestra versión de 10 claves para realizar un cambio personal, y en la gestión de un equipo u organización. El cambio de nuestra tribu.

“El ser humano es un sistema complejo, hay que tratarlo como tal”

 La introspectiva: el primer paso es conocernos y reconocernos, como personas, como miembros de equipo y como equipo. Compartir nuestras motivaciones, objetivos personales, gustos, valores, carencias, deficiencias, defectos y virtudes; poniéndolo todo al servicio de la tribu, de modo que esta pueda sacar provecho de las habilidades y apoyar el crecimiento personal.

La identidad: Reconocernos como comunidad es parte de la magia, el equipo es algo más grande, que emerge de la suma de sus partes y que perdura aun cuando ellas cambian, por ello son importantes: el nombre, los símbolos, los objetivos y los valores.

El objetivo: Es indispensable tener uno, perseguir una meta y tener claro a donde queremos llegar, independientemente que en el camino hagamos continuas pruebas y cambios de rumbo, las decisiones deben tomarse en pro de su consecución. Debe cumplir una serie de características que van más allá de ser SMART y se convierte en algo realmente vivencial que inspira cada acción, idealmente emerge donde confluyen los objetivos personales de los miembros de la tribu.

“La mafia es un gran ejemplo de equipo auto organizado, por eso importan los valores”

Los Valores: Son la línea que no estamos dispuestos a cruzar, enmarcan nuestro día a día, guían las acciones que emprendemos, las decisiones que tomamos y las personas con las que trabajamos. Nos definen como grupo.

Alineación: Como miembros de equipo debemos tener clara la visión, compartirla y alinear nuestros objetivos personales a ella. Es importante hacer equipo solo con quien comparte esa visión.

“La cultura se desayuna a las estrategias”

Adopción: La cultura es aquello que define nuestro comportamiento, es inherente al ser humano y al equipo y si no se gestiona correctamente hará que cualquier iniciativa de cambio fracase. Las personas no se niegan a cambiar sino a ser cambiadas y este es un proceso evolutivo, no el resultado de un botón mágico.

“El éxito radica en involucrar a todos los miembros de la tribu”

Delegación: No es posible crecer eficientemente sin delegar, la base de la delegación es la confianza (en tí, en ellos, entre ellos, de ellos). La regla es establecer un marco y un objetivo claros. Cuando hay transferencia de poder este no se pierde. No nos rodeamos de buenos profesionales para decirles lo que deben y como lo deben hacer.

Crecimiento: Contar con las habilidades para desarrollar cada actividad es fundamental para alcanzar el éxito, por ello la tribu debe generar espacios de crecimiento profesional enfocado a las habilidades que requiere, sin embargo, las personas deben buscar auto-capacitarse buscando cumplir sus objetivos personales. La meta es lograr un equipo con profesionales tipo T.

“Cuando vives con miedo eres un esclavo”

Motivación: partiendo del hecho que todos los seres humanos somos diferentes, tenemos distintos factores motivacionales, incluso en diferentes contextos o momentos de la vida para la misma persona estos cambian.  Es por ello que mecanismos tradicionales de recompensa fallan y se convierten en motivación higiénica que no motiva, pero desmotiva cuando se elimina. En labores cognitivas el reconocimiento monetario no funciona, es mejor, público, inesperado, pequeño y constante. Se premian las actitudes, no los resultados.

La mejora continua garantizada por pequeños, constantes y disciplinados cambios. Identificar el eslabón que rompe el círculo vicioso y atacar el problema  de raíz, mas no emprender acciones asumiendo que nos llevaran al objetivo esperado.

“Todo cambio tiene un costo, pero el costo de no hacerlo es mayor. Curva J”

Finalmente el bonus son tres mensajes que siempre estuvieron presentes en este ejercicio:

La Constancia: cada iniciativa que emprendemos es un copito de nieve que va debilitando la rama, quizá si desfallecemos solo haga falta un copo más para romperla. No debemos pensar en cambiar a toda la tribu a la vez, con identificar nuestros early adopters podemos obtener el cambio en una persona y ella a su vez será agente de cambio.

La Comunicación: fundamental para el desarrollo de equipos, puede evitar o desencadenar guerras mundiales. Es siempre en dos vías, tan importante como ser escuchado es saber escuchar dado que las personas que no se comunican no pueden hacer equipo, hay que hablar más y mejor #ComunicaciónNoViolenta

Los laboratorios: espacios ideales y necesarios para adelantar estas iniciativas de cambio ya que permiten la comunión y el crecimiento del equipo.

Esta no es una receta, están puestos los ingredientes sobre la mesa y cada quien cocina el pastel que desayuna a diario.

 

Para mantenerse al tanto de nuestras publicaciones siga el siguiente enlace.

 

Suscríbete a nuestro contenido

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.